Transformación social y negocio ¿por qué no?

En los últimos años hemos sido testigos del imparable auge del consumo colaborativo, uno de los aspectos centrales –junto a la aceleración digital– de la primera edición del encuentro Power Changers. El número de plataformas vinculadas a un modelo basado en el intercambio de bienes o servicios entre particulares se ha multiplicado de tal manera que ha adelantado a la economía tradicional, impulsando, a modo de alternativa, iniciativas que aportan valor y sintonizan con la realidad (la revista Forbes auguraba un crecimiento global del 25% a lo largo de 2015).

Economía colaborativaPero la economía colaborativa no deja de ser un fenómeno controvertido. Quienes la defienden destacan, entre sus ventajas, que es un semillero de oportunidades, un soporte para la cohesión de los consumidores, así como su capacidad de transformación social. En el otro lado, sus detractores creen que la realidad se aleja mucho de los principios que la inspiraron, que las organizaciones del ramo se han convertido en máquinas de hacer dinero y en una amenaza que introducen competencia desleal, promueven el fraude fiscal y distorsionan el mercado de trabajo.

¿Pero está la transformación social reñida con el negocio? “Lo que parece claro es que se trata de una nueva forma de entender el consumo y de un movimiento social”, dice la Organización de Consumidores y Usuarios OCU. En otras palabras, los ciudadanos ya no somos meros consumidores sino que nos hemos convertido en usuarios de servicios P2P y prosumidores.

Investigación completa

Colaboración o negocio. Consumo colaborativo: del valor para el usuario a una sociedad con valores es el título del estudio elaborado conjuntamente por la OCU, la Universidad Complutense de Madrid y OuiShare, y que fue presentado el pasado mes de febrero como el primero que aborda este creciente fenómeno “desde un enfoque ‘completo”. Lo que quiere decir que el documento no solo investiga el impacto de las plataformas digitales en los consumidores (se realizó una encuesta a 8.500 usuarios del consumo colaborativo de España, Italia, Bélgica y Portugal), sino también aspectos legales y sociales, y además ahonda en una clasificación según sus orientaciones y niveles de desarrollo (a través de la evaluación de 70 webs de 55 plataformas que operan en los cuatro países).

Modelo eficiente, pero necesita mejorar

Las conclusiones de este informe señalan que “las plataformas de consumo colaborativo P2P son eficientes y útiles para sus usuarios”, un 70% de los encuestados ha participado alguna vez en una actividad de este tipo y la mayoría, que lo ha probado por razones económicas o prácticas, se ha mostrado satisfecha con el servicio (con puntuaciones de 8 sobre 10). Los conflictos que se han encontrado son escasos y no de gravedad, lo que prueba que los sistemas de reputación virtual funcionan (operan en entornos seguros).

Sin embargo, la evaluación legal y social de las plataformas, así como el análisis de su funcionamiento, revelan que necesitan mejorar. Por ejemplo, si bien “los usuarios tienen claro que el consumo colaborativo crea valor para ellos, es útil y responde a sus expectativas” varias tarea que quedan pendientes de aclarar o definir son la transparencia, la regulación de las transacciones, conseguir que la distinción entre proveedores profesionales y particulares resulte clara para los usuarios y mejorar los sistemas de resolución de conflictos.

16639834358_2d074715d5_oDesde el punto de vista social, el estudio infiere que existen tres orientaciones distintas, de acuerdo con los objetivos de cada plataforma. En España, el 55% están dirigidas a la conexión de usuarios en redes de relaciones basadas en intereses comunes y en su reputación virtual; a las transacciones (facilitar intercambios  prácticos entre sus usuarios ) se dedica un 35%; mientras que solo un 10% se plantean como misión mejorar la cohesión social o promover hábitos de consumo más sostenibles.

A raíz de estos resultados, la OCU y las organizaciones participantes en este informe incluyen 10 sugerencias a las plataformas para que mejoren su forma de interaccionar con los usuarios y 10 peticiones a los legisladores para que tengan en cuenta las actividades de consumo colaborativo (puedes descargarte el resumen ejecutivo en español y informe completo en inglés aquí).

Únete a nuestra conversación

Con la participación de expertos de OuiShare, en la primera jornada de Power Changers intentaremos comprender entre todos en qué consiste la transformación colaborativa, cómo afecta a nuestro día a día, los aspectos legales que la regulan y de qué manera poder aplicarla distintos negocios y organizaciones. Recuerda que la inscripción es gratuita. ¡Empowérate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *